Por: Henry Morales Márquez

La serie The Last Dance desempolvó viejas historias y relatos inéditos de la maravillosa historia de los Chicago Bulls y Michael Jordan. Entre tanto contenido no pude evitar dejar escapar la personalidad de Isiah Tomas, un extraordinario jugador que vio cegado su sueño olímpico debido a su enemistad con el mejor de todos los tiempos.


La historia de los Juegos Olímpicos y el base de Detroit parecía que estaba destinada a no entrelazarse nunca. En 1980 había sido seleccionado en el equipo de los Estados Unidos que viajaría a la cita de Moscú en ese año, pero debido al boicot de su nación contra la URSS, la oportunidad de Tomas se desvaneció en el aire. Quedaba entonces la oportunidad de Barcelona, pero ser un enemigo de Michael Jordan cuesta caro.

Michael Jordan e Isiah Tomás compartieron equipo durante un All Stars Games. FOTO:NBA


Seamos claros, Michael era el jugador más amado de toda la NBA y Tomas era un héroe en Detroit, pero fuera de ahí era querido por muy pocos. La calentura entre estos dos llevaba tejiéndose como media de abuela cada año más. Par de eliminaciones en Play-Off a mano de los Pistons hecharon leña al fuego en la mente de Michael hasta que los Bulls los barrieron en la temporada 90-91. En el cuarto juego de aquella serie antes de que se acabara el tiempo y sonara la chicharra, Isiah abandonó la cancha junto con sus compañeros para no estrechar las manos de Chicago. El gesto antideportivo le costó una enemistad de por vida con Michael Jordan. A lo mejor pocos saben que el gesto hecho por el base era muy común en aquellos años. De hecho, los Boston Celtics se lo habían hecho a Detroit par de temporadas antes.


Es cierto que los equipos para ganar además de una constelación de estrellas necesitan química. Isiah Tomas era un tipo que rompía los esquemas y además que nunca aceptaría estar a la sombra de Michael. El jugador de Chicago decidió vetar la convocatoria de su enemigo amenazando a la dirección del equipo con un ¨o él o yo¨. El líder de los Bulls puso los intereses particulares y fomentó más aún la mitológica historia que hay entre él y Tomas.

Magic Johnson e Isiah Tomas son grandes amigos Foto: NBA


Quizás lo sucedido aquel día hirió el ego del mejor jugador de la historia y tal vez eso provocó su enemistad que perdura hasta hoy en día con Tomas. Lo cierto es que cuando se dio a conocer que Estados Unidos armaría un¨ Dream Team¨ de cara a los Olímpicos y Isiah no estaría en el comenzó la debacle. Tomas era la bujía inspiradora de Detroit y el segundo mejor jugador en su posición de toda la NBA. De nada valió la fuerte amistad con Magic Johnson para entrar al equipo porque allí, mandaba Jordan.


Talentoso, polémico, problemático, leal, quizás todas estas sean características que se asimilen a su personalidad, pero nadie niega que el gran ausente de esa nómina fue él. En varias ocasiones Jordan fue cuestionado por la ausencia del ¨Bad Boy¨ y se negó a contestar dichas interrogantes. Aquello solo dio pie a la especulación y a teorías de conspiración que resultaron ser ciertas. En la actualidad Tomas es un Hall Fame del Baloncesto, pero se fue sin un título olímpico porque sufrió en carne propia lo que es ser enemigo de Michael Jordan.

Comparte esta noticia en tus redes 👇

Por Henry Morales

Periodista Deportivo Creador de El Palco. Colaborador de Play-Off Magazine, Que Pasa NBA y Cancha Latina. Jurado para la elección del MVP Latino en la Liga Endesa en 4 ocasiones.

Deja un comentario