Santiago Alain Peñalver es uno de esos basketbolistas cubanos que tuvo que emigrar en busca de nuevos horizontes

El mundo del Baloncesto cubano, aunque es bastante pequeño en comparación con otras naciones, es una maravillosa minoría que atesora medallas olímpicas y títulos panamericanos en su haber. Lamentablemente con los años el mayor talento de nuestro basket (sin menospreciar a los que en Cuba se encuentran) se encuentra esparcido por el mundo. Algunos tienen el privilegio o quizás la suerte de representar a Cuba en torneos de selecciones y otros tienen que conformarse con ver los toros desde la barda. Este fue el caso de Santiago Alain Peñalver.


Nacido en una familia netamente deportiva, Santiago Alain Peñalver tenía todas las papeletas para ser un atleta. Su padre era entrenador de baloncesto, su madre Licenciada en Gimnasia y su tío era el afamado lanzador pelotero capitalino José Modesto Darcourt. Gracias a que salió legalmente de Cuba, Peñalver entra dentro de las condiciones que exige el INDER para que los atletas regresen a defender la franela del equipo Cuba.


Profesaba una frase popular en mi barrio que ´Cada persona es un mundo, cada persona tiene su historia¨. En esta ocasión, la historia es de Santiago Alain Peñalver.


Teniendo una familia tan deportiva, ¿cómo llegas al baloncesto?


Mi papá quería que yo fuera pelotero y me llevo al combinado deportivo Daniel Buttari en Lawton, 10 de octubre. Allí con 7 años las cosas no me fueron nada bien (sonríe). Entonces me fui a pasar el proceso de captación de baloncesto y comencé en el San Carlos, el combinado de Santo Suárez con el profesor Adalberto.

Combinado Deportivo «San Carlos»


¿Qué recuerdos te traen tu paso por las categorías inferiores?


Casualmente en las categorías inferiores compartí equipo con Lisván Valdez, la verdad no nos fue muy bien tampoco. Por aquellos años 10 de octubre no era una potencia del Baloncesto y siempre quedábamos 5to, 6to por ahí. El baloncesto me encantaba y en mi municipio era de los fundamentales después de Lisván, pero no era un extraclase.


¿Cómo llegas al Baloncesto de Primer Nivel en Cuba?


En mi segundo año de juvenil llegué a la preselección de capitalinos, no hice el equipo y fui a jugar con Metropolitanos. En ese propio año me desempeñe muy bien y el profesor Miguel Calderón me llamó como refuerzo para Capitalinos. Esa fue mi primera vez con el principal equipo de la Capital. En esa Liga Superior llegamos a la final donde perdimos con Ciego de Ávila.


Lamentablemente cuando tu llegaste al primer nivel ya la LSB distaba mucho de ser lo que había sido, pero es válido aclarar que se vio una luz de resurgir con la vuelta de Miguel Calderón al equipo ¿Qué opinión tienes de esto?


Honestamente, yo siempre fui seguidor del baloncesto nacional y fui testigo del fervor que había sobre todo a finales de los 90. Con el pasar de los años el nivel callo no solo en la capital, sino también en el país entero. Con la vuelta de Calderón se volvieron a llenar las canchas al menos en La Habana. Yo no jugaba casi, los que más jugaban eran Leonardo, Panfet y Taylor, pero si fui testigo de ese resurgir.

Santiago Alain Peñalver durante un encuentro en la Liga de Perú


Si había un renacer palpable, ¿por qué decidiste salir de Cuba?


Eso es una pregunta muy curiosa, te puedo enumerar varios factores, pero el fundamental aparte de querer jugar como profesional y prosperar económicamente fue la decepción. Yo tuve varios años un rendimiento considerablemente bueno y nunca se me tuvo en cuenta al menos para una preselección nacional. Creo que, de mi generación todos los armadores e Cuba al menos tuvieron allí su oportunidad y yo no la tuve. Ya tenía 26 años y de no haber sido por estas cosas quizás aún yo seguiría en Cuba.


También en parte me fue duro dar el paso, ya que el profesor Panfet iba a ser el entrenador al año siguiente y yo tenía muy buenas opiniones de su trabajo como coach. En años anteriores había estado bajo su tutela y prácticamente desde juveniles, en provinciales y demás competiciones había sido mi entrenador.


Ya la decisión de irte estaba, entonces ¿a dónde fuiste a parar?


Cuando salgo de Cuba fui directamente a un club en Ecuador, país donde radicaba mi papá hace muchos años. En la liga ecuatoriana aprendí mucho de cómo es el basket a nivel internacional. A pesar de que la gente habla que en países como Ecuador y Perú el nivel no es bueno, hasta cierto punto no es del todo cierto. Puede que sea cierto en materia física la calidad no sea la mejor, puesto que los nacionales de esos países no tienen las mismas condiciones que un cubano, pero, aun así jugando con ellos logré evolucionar mi juego, cosa que no hubiera hecho estando en Cuba.


Después de un periplo por Ecuador, llegaste a Perú y allí te quedaste ¿Qué te atrapó en ese país?


Después de jugar en Ecuador par de años me salió una oferta en Perú y sin querer no salí más de aquí. La vida en Perú es similar a algunos países de Sudamérica, hay que tener mucho cuidado con la delincuencia, pero acá la vida es tranquila. Actualmente vivo a 6h de Lima en una provincia donde todo es más calmado.


A pesar de que eres relativamente joven y has tenido ofertas de distintas Ligas no te has marchado ¿Por qué?


Fue una decisión difícil para mí, ya que el baloncesto es mi vida. Con 26 o 27 años tuve que tomar una decisión muy compleja y la que hasta ahora considero fue la más inteligente, quedarme cerca de mi familia. Aquí aparte de jugar soy entrenador de un colegio privado, así que cuando acaba la temporada tengo un trabajo estable.


Yo estaba claro que iba a desperdiciar ciertas cosas en mi carrera deportiva y me han salido muchas ofertas en otros lugares que he rechazado. De hecho, le agradezco eternamente la confianza al profesor Panfet que me ofreció trabajar con él en El Salvador.
Yo me comprometí con él colegio como entrenador y mi trabajo fuera del Baloncesto conlleva una responsabilidad profesional. Si no estuviera jugando basket, quizás no me hubiera quedado en Perú.


¿Por qué renunciar al hambre y la ambición de buscar un mejor nivel?


(Suspira) A mí me golpeó mucho la separación de mi hijo y mi familia. Yo estoy consciente de que no aguantaría 6 meses u 8 sin ver a mi familia.


A pesar de que juegas en Perú muchos especialistas determinan que has progresado mucho como jugador. Voy con la pregunta que muchos se hacen, ¿jugarías con la selección?


(Sonríe) Obviamente me encantaría jugar con la selección nacional, probar mi nivel y más que todo aportar al equipo. Representar a tu nación es el sueño de cualquier atleta y yo no soy la excepción, después habría que evaluar otras cosas para ver si se concreta.

Video de agradecimientos.


¿Cuáles son esas cosas que hay que valorar que todos hablan?


Mira, yo no he hecho ningún acercamiento a la selección, ni ellos conmigo. Si tengo muy buenos amigos que juegan hace años fuera y si tienen interés en jugar con la selección. Ellos me han comentado que les han dicho que hay que ir a Cuba a entrenar un mes o dos meses para eliminarte en la preselección, a otros que deben jugar la LSB y hasta a otros les han dicho:
¿Quién tu eres?


Ahora eres entrenador e imagino que cuando decidas retirarte continuaras la labor como Coach. Cuando llegue la oportunidad o el momento de dar un paso adelante en esta carrera, ¿volverá Santiago Alain Peñalver a renunciar salir de Perú?


Mi perspectiva es esa ser entrenador , me gustó desde q tenía 15 años . Yo creo q soy un Coach que recién empieza en su carrera. Estoy dispuesto a prepararme y capacitarme para alcanzar el mayor nivel posible, después con el tiempo ver cuáles son las opciones.

Foto Principal: Facebook del entrevistado

Puedes seguirme en:

Twitter: @henrysoyyo95

Instagram: @henryjounalist

Serie de IGTV: Baloncesto Cubano X el Mun2

Comparte esta noticia en tus redes 👇

Por Henry Morales

Periodista Deportivo Creador del Blog Deportivo "El Palco" . Colaborador de Play-Off Magazine y Cancha Latina. He participado como jurado en la votación del MVP Latino de la Liga Endesa en 3 ocasiones.

Deja un comentario